Información y Turismo: +34 672 146 994 | Horarios | Web Cam | Perfil del Contratante

facebook  twitter blogger

Rutas / Ocio



Ruta de Frómista

Primera Etapa

San Martín (I)

san-martín

Vamos a comenzar esta ruta en la Oficina de Turismo y nos dirigimos a la iglesia de San Martín, que es la más cercana y la más importante de todas. Iglesia románica del siglo XI, la manda construir Doña Mayor de Castilla y se estaba edificando en el año 1066. A lo largo de los tiempos se añaden al templo algunas capillas, sacristías, torre campanario sobre el actual cimborrio, etc. que lo único que hacen es deteriorar la estructura de la iglesia románica; por ello, cuando se hace su restauración entre 1896 y 1904 se eliminan todos esos añadidos y se deja la estructura original del siglo XI.

santa-maria-castillo

Llegamos a la iglesia y vemos en el exterior la cabecera formada por un gran ábside central y dos laterales de menor tamaño. Sin embargo, lo que más destaca de esa cabecera es el cimborrio, tanto por su verticalidad como por su forma octogonal, pues lo normal en otras iglesias románicas palentinas es que este elemento, en el exterior, sea cuadrado. En cuanto a las portadas de la iglesia todas ellas muestran una gran sobriedad, pues están en unos rectángulos que sobresalen de la línea del muro y no cuentan con decoración alguna, salvo el guardapolvo exterior y el cimacio corrido. La única un poco más decorada es la de la fachada norte, que está flanqueada por columnas decoradas por capiteles, aunque éstos están deteriorados al ser la zona que con más crudeza sufre las inclemencias del tiempo.

Por último, del exterior destacan las torres cilíndricas de los pies, elemento algo extraño en el románico, pero no exclusivo de San Martín, pues las tenía la iglesia del monasterio de la Trapa en Dueñas y también posiblemente las hubo en la iglesia románica de San Zoilo, aunque desaparecieron con las sucesivas ampliaciones de este monasterio.

Segunda Etapa

San Martín (II)

san-martin

Ya en el interior de la iglesia, nos encontramos con un templo con planta de cruz latina, si bien ésta se queda inscrita en un rectángulo. Está formada por tres naves longitudinales, de las cuales la central es más alta que cualquiera de las dos laterales, y todas ellas, incluida la nave transversal, están cubiertas con bóveda de cañón, divididas en diferentes tramos (las naves longitudinales) por los arcos fajones o perpiaños. Estos arcos tienen una función muy importante, por cuanto son los encargados de recoger el peso de la bóveda y a partir de su forma de medio punto, trasladan ese peso hacia los lados, yendo a descansar a los pilares en el caso de la nave central y al pilar y al muro en el caso de las naves laterales. Es fácil observar tanto en el pilar como en el muro la fortaleza de ambos elementos, necesaria para soportar todo el peso de la parte superior de la iglesia.

En el punto donde se cruza la nave central con la transversal, se forma el crucero, espacio perfectamente cuadrado al tener la nave longitudinal y la transversal la misma anchura. Sobre el crucero se levanta un cimborrio octogonal. Para convertir el cuadrado del crucero en el octógono del cimborrio es necesario utilizar un elemento llamado “trompa” (una especie de conchas o abanicos que se ven en los vértices del cuadrado del crucero y que están decorados con los símbolos de los Evangelistas). Sobre el cimborrio octogonal se levanta la cúpula, si bien la que se ve no es la original, sino que está reconstruida.

Por último, la iglesia está cerrada en la cabecera por tres ábsides semicirculares cuya abertura se corresponde con la nave que cierran, por ello hay dos ábsides laterales de menor tamaño y un gran ábside central, de mayor volumen que los otros dos.

Tercera Etapa

San Martín (III)

san-martin

Es en este ábside central el único espacio donde se conserva decoración escultórica exenta: a la izquierda, San Martín, representado como Obispo de Tours, de cronología algo incierta; a la derecha hay una escultura de Santiago Peregrino, del S. XVI; presidiendo el templo, hay un Cristo Crucificado de finales del S. XIII, un Cristo de un momento de transición del románico al gótico.

En lo que se refiere a la decoración propia del templo románico, hay tres elementos:

El primero de ellos es la línea de taqueado jaqués que recorre todo el edificio a diferentes alturas, elemento común a muchos templos románicos existentes a lo largo del Camino de Santiago.

El segundo elemento es el capitel. Al igual que el taqueado jaqués, aparece tanto en el interior como en el exterior del templo. En ellos podemos ver diferentes elementos decorativos: vegetales (los más abundantes), animales y también personajes humanos, muchos de estos últimos de carácter bíblico (Adán y Eva o la Adoración de los Reyes Magos). La razón por la que aparece este tipo de escenas es que a través de ellos se intentaba enseñar a quienes iban a la iglesia la doctrina cristiana y para ello se servían tanto de estas escenas bíblicas como de la simbología que se esconde en las representaciones de los animales, simbología relacionada con la virtud y con el pecado.

Un tercer elemento decorativo es el canecillo, las pequeñas esculturas que aparecen en los aleros de los tejados, cuya temática es semejante a la de los capiteles, pues nos encontramos con canecillos decorados con elementos geométricos, vegetales, animales y con personajes humanos. Es de suponer que en estas pequeñas figuras también haya simbología y que se transmita algún tipo de mensaje a través de ellos, como ocurre con los capiteles.

Muchas más cosas se podrían contar de esta iglesia, pero tanto el tiempo como el espacio es limitado y hay que continuar con la visita.

Cuarta Etapa

La Piedra del Milagro

el-milagro-1

Saliendo de la iglesia nos dirigiremos a la plaza que hay en su fachada norte y tomaremos la parte de la izquierda, subiendo por la Calle del Milagro, donde encontramos la llamada “Piedra del Milagro”. Está situada delante de la que fue la casa de Pedro Fernández de Teresa, cristiano viejo que allá por el año 1453, según reza la inscripción de dicha piedra, pidió dinero prestado a un judío que en la villa vivía; sin embargo, no pudo devolver el préstamo en el plazo indicado y, por ello, el judío denunció al cristiano ante la autoridad eclesiástica y ésta excomulgó al bueno de Pedro.

Cuando el cristiano se vio en esta situación, devolvió el dinero al judío, pero tranquilo con que ello era suficiente para levantar el castigo religioso, olvidó comunicar dicho pago para que le fuese levantada la excomunión.

el-milagro-2

Poco tiempo después, Pedro Fernández cae enfermo de gravedad y en mal estado debió de encontrarse, pues pidió confesión y comunión. A su domicilio se trasladó el sacerdote y tomó confesión del cristiano, efectuada la cual se procedió a darle la comunión. Sin embargo, misteriosamente y sin explicación alguna, la Sagrada Forma que le iba a ser administrada al cristiano se quedó pegada a la patena sin que hubiera forma, ni divina ni humana, de que fuera despegada de allí. Extrañado ante lo anómalo de la situación, el cura pidió al cristiano que reflexionase a ver si se había olvidado confesar algo. El caso es que el cristiano recordó todo el asunto del préstamo y la excomunión y que no había levantado ésta tras pagar el préstamo, lo cual fue comprobado por el sacerdote y levantada la excomunión se le pudo administrar la comunión, aunque con otra Forma, pues la primera jamás pudo despegarse de la patena, que se conserva aún, aunque sin restos de la Sagrada Forma, en el Museo Parroquial de la iglesia de S. Pedro.

Hay que decir que este milagro alcanzó una fama importante en la comarca, naciendo en torno a él una gran devoción popular y que fue tomado como argumento contra los protestantes que negaban la transubstanciación del pan y el vino en cuerpo y sangre de Cristo.

Quinta Etapa

San Pedro

Si continuamos subiendo por la Calle del Milagro, llegamos a la Calle Francesa, así llamada porque era la calle que atravesaban los peregrinos que iban a Santiago. Hay que tener en cuenta que esta villa es un punto importante en la Ruta Jacobea, pues según la división en etapas que estableció el Codex Calixtinus, Frómista era el final de la 6ÿ etapa que comenzaba en Burgos y es el principio de la 7ÿ que terminaba en Sahagún... Desde luego, quien hizo la división del Camino por etapas, no debió recorrerlo a pie.

En esta misma Calle Francesa estaban las dos sinagogas que durante la Edad Media hubo en Frómista. Os lo digo más que nada para que os hagáis una idea de la importante población judía que hubo en el pasado en esta localidad. Sin embargo, tras la expulsión de dicha etnia decretada por los Reyes Católicos, se pierde su rastro y con el tiempo desaparecerá también cualquier vestigio de lo que tuvo que ser la importante aljama en donde ellos vivían.

san-pedro-1.jpg

Dejamos esta calle para bajar hasta la Plaza de Tuy, así llamada porque Frómista, que es la cuna de San Telmo, patrón de los marineros y de la villa, está hermanada con aquella localidad gallega, en la que murió y está sepultado. En honor a San Telmo se celebran las fiestas patronales de la villa con la típica procesión cívica de “El Ole”... pero de eso tenéis más información en algún otro lugar de esta misma página web.

En esta misma plaza está la iglesia de San Pedro, la actual parroquia de Frómista. Es de estilo gótico, aunque su portada es renacentista, diseñada por Juan de Escalante y que nos recuerda claramente la estructura que tenían los antiguos arcos de triunfo romanos, con su arco de medio punto y las columnas pareadas sobre un alto plinto que flanquean la entrada al templo. Esta portada está protegida por un amplio pórtico de estilo neoclásico.

Del interior del templo es de destacar su gran tamaño. Formada por tres naves longitudinales, todas ellas cubiertas con bóveda de crucería. Fijaos en una cosa: cuanto más sencillo es el dibujo de la bóveda, más antigüedad tiene, por lo que podemos deducir, a partir del dibujo de las bóvedas, que la iglesia se construyó desde la cabecera hacia los pies, dado que en esta última zona es donde encontramos los diseños más complejos de las bóvedas. Y otra cosa importante. Si os fijáis bien, veréis fácilmente cómo el eje de la nave central está torcido. Resulta que al lado de la iglesia existe un arroyo, hoy tapado. Si la iglesia hubiera seguido el eje trazado por la cabecera, se hubiera construido demasiado cerca del arroyo, en terreno inestable, y la iglesia hubiera tenido problemas para mantenerse en pie; por ello, prefirieron desviarla algunos grados para llevarla a terreno más firme.

El retablo mayor es de la primera mitad del siglo XVII, diseñado por Francisco de Trejo. Su estructura es bastante clásica, dividido en calles verticales y cuerpos horizontales. De la imaginería destaca la escena del Descendimiento, atribuida al círculo de Juan de Valmaseda, un escultor renacentista de cierto renombre en estas tierras palentinas.

san-jose pintura-cristo-crucificado

En las naves laterales vemos unas pinturas que representan a San José con el Niño y a un Cristo Crucificado, posiblemente pintados por Gregorio Ferro, un discípulo de Mengs. Frecuentemente se afirma con gran severidad que sólo los Cristos románicos tienen cuatro clavos... pues bien, el que aquí veis es muy posterior y vuelve a tener cuatro clavos. Por cierto, ambas pinturas no fueron originalmente concebidas para esta iglesia, sino que estaban en un desaparecido monasterio benedictino que ocupaba el solar en el que está actualmente el centro médico.

A los pies de la iglesia está el coro. En él podemos ver un órgano ibérico (instrumento que tiene un gran desarrollo en toda la provincia de Palencia) del S. XVIII, recientemente restaurado y en perfecto uso, pues algún que otro concierto se realiza con él.

Sexta Etapa

Museos

En el museo que hay en esta iglesia (por cierto, la entrada vale 100 ptas. –0.6 euros-), podemos admirar varias piezas de interés. En orfebrería está la patena del Milagro que antes contamos, la custodia de San Martín y la reliquia de San Telmo (creo que es un pedazo del hueso “radio”). También hay algunas esculturas de interés, como la Virgen Panadera, el Ecce Homo, la Piedad, San Roque, cuyo perro no tiene rabo (... ya sabéis, porque Ramón Ramírez se lo ha cortado), pero sin lugar a dudas, lo que más interés tiene son las 29 tablas que componían el retablo mayor de la iglesia de Santa María del Castillo y que fueron “visitadas” por el famoso Erick el Belga a principios de los años 80. Robó unas cuantas, que luego se recuperaron, y desde hace unos años pueden volverse a contemplar. Como podéis ver, todas las escenas son de carácter religioso: escenas del Antiguo Testamento (El Pecado Original y la Expulsión del Paraíso), escenas de la vida de la Virgen (Nacimiento, Visitación a su prima Isabel, Dormición, Coronación...) y escenas de la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo (Nacimiento, Adoración de los Reyes Magos, Última Cena, Crucifixión, Jesús en los Infiernos, etc...). Un soporte ideal para mostrar a las gentes del medievo lo más importante de la Historia Sagrada.

imagen imagen

Vamos a dejar por un rato el arte religioso y vamos al Museo Histórico-Etnográfico, que está tras la iglesia de San Pedro a ver lo que era la vida de nuestro entorno rural hasta hace no demasiado tiempo. Aunque no todas están expuestas, por el lógico problema de la falta de espacio, en este museo se ha logrado reunir más de 1.000 piezas que muestran lo que era el trabajo y la vida cotidiana hasta hace poco más de medio siglo, pero que la llegada de la tecnología ha ido arrinconando hasta el extremo de que hasta hace muy pocos años, estas piezas eran casi más un estorbo que otra cosa para quienes poseían este tipo de utensilios.

Uno de los aspectos más interesantes de este museo es que todas las piezas que en él podemos contemplar eran las que se utilizaban en la zona de Tierra de Campos, es decir, no se ha lanzado a reunir utensilios sin importar su lugar de procedencia, lo que habría podido hacer que se incluyeran elementos ajenos a la vida en esta zona, sino que todas las piezas que se exponen proceden de las localidades de la zona geográfica en la que Frómista está enclavada.

imagen imagen

El museo reúne las piezas en una serie de construcciones: el cuartocarro, la forja, la bodega, el lagar, el palomar... y en cada una de ellas se muestran las piezas que era normal encontrar en ellas (aperos de labranza en el cuartocarro, herramientas de herrero en la forja, etc.) Por cierto, no dejéis de admirar la colección de arados que sirve para ver la evolución de este apero desde el de tipo romano, hasta prácticamente los de nuestros días. En fin, una visita interesante que despierta cierta nostalgia entre nuestros mayores, que recuerdan sus tiempos mozos, y la curiosidad en las nuevas generaciones que nada o casi nada han conocido ni visto de todo lo expuesto en este museo y que Rodolfo y su familia os explicarán con todo lujo de detalles. Por cierto, la entrada es gratuita, pero a la salida hay un arca en la que podéis dejar un donativo para que el museo siga creciendo, ¿vale?

Séptima Etapa

Nuestra señora del Castillo y la Ermita del Otero

imagen

Volvamos al arte religioso, que es lo que más impera en esta zona de Castilla. Nos podemos acercar a la iglesia de Nuestra Señora del Castillo, aunque para ver su exterior, ya que por dentro esta vacía (el retablo que tuvo ya lo habéis visto en la iglesia de San Pedro). El templo está construido en el solar que durante la Edad Media ocupaba un castillo. Cuenta la tradición que uno de los Señores de la villa, a causa de la mala conciencia que tenía por el duro trato que había dado a sus vasallos, en el momento de su muerte mandó derruirlo y construir una iglesia en su lugar con la misma piedra de la fortaleza. Se trata de un edificio de traza gótica, formado por tres naves separadas por pilares y cerrado con bóveda de crucería. Tanto la torre como la portada son de estilo renacentista.

ermita_del_otero

El último edificio que queda por comentar es la ermita de Santiago o del Otero. Como ermita que es, está algo apartada del núcleo urbano de la villa, aunque en el pasado, este edificio era otra más de las parroquias de la villa, aunque la de menor importancia, de ahí que con el paso del tiempo el templo se fuese deteriorando al no tener medios suficientes para arreglarlo. Su deterioro llegó a tal extremo que en el siglo XVIII el Obispo de Palencia ordenó que se derruyera la iglesia y que sólo quedase en pie la zona del crucero, que era la mejor conservada, utilizándose los materiales del resto de la iglesia para hacer los muros de cerramiento de dicho crucero. En los extremos de la fachada del edificio aún son visibles algunas piedras de los cimientos de la primitiva construcción. En los muros laterales existen unas hornacinas en las que se conservan algunos restos escultóricos que es posible que provengan de aquel primitivo templo. En la ermita está la imagen de Nuestra Señora del Otero, patrona de la villa, escultura en la que el Niño está sentado en una de las rodillas de la Virgen, lo que sitúa cronológicamente a esta talla en el siglo XIII, aunque por el excesivo repintado que sufrió en épocas pasadas, no lo parezca.

Subir

Ruta del Canal de Castilla

Primera Etapa

Requena, Boadilla y Frómista

En torno a la zona de Frómista, el Canal ofrece variados y diversos atractivos, aunque para disfrutarlos plenamente, en muchas ocasiones es preferible que te olvides del coche y recorras esos tramos por otros medios, fundamentalmente en bicicleta o a caballo, pues podrás ir por la orilla del Canal, por los caminos de sirga y si tienes buen ánimo también puedes hacerlo a pie.

Puedes empezar por la localidad de Requena, a 7 Km. de Frómista por la carretera que va a Lantadilla. Se puede visitar la iglesia de San Miguel, del siglo XVI, con planta de cruz latina y nave cubierta con bóveda de crucería. A los pies del templo está el coro. Tiene una torre, aunque no demasiado alta, lo que da sensación de pesadez al edificio. Retablo de estilo renacentista que incluye, en la parte central, la imagen de San Miguel, a quien está dedicado el templo. En el puente que cruza sobre el Canal puedes tomar la orilla izquierda que te llevará por parajes de gran interés y donde disfrutarás de una tranquilidad y un silencio verdaderamente abrumadores. Eso sí, si vas en bicicleta, presta atención a las raíces de los árboles que afloran por el camino y que te pueden dar algún sustillo.

Tras disfrutar de ese trayecto llegarás a Boadilla, aunque para llegar al pueblo deberás desviarte unos metros. En esta localidad puedes admirar el famoso Rollo jurisdiccional de la plaza del pueblo, que te describimos más ampliamente en la Ruta del Camino de Santiago y también de la iglesia.

Volviendo al Canal puedes venir hasta Frómista por cualquiera de los dos caminos de sirga, si bien el de la derecha está bastante bacheado, aunque te ofrece la ventaja de pasar al lado de un par de zonas húmedas recuperadas recientemente. Si vienes por la izquierda y ya es época de buen tiempo, tal vez puedas hacer este tramo en compañía de algún peregrino. Una vez en Frómista, puedes visitar todo lo que en la ruta por la villa te ofrecemos.

Segunda Etapa

Piña, Amusco y San Cebrián

A partir de Frómista, el Canal conduce a la localidad de Piña de Campos. Es recomendable salir de Frómista por la carretera nacional y tomar el Canal, por su orilla izquierda, a partir de la esclusa número 21. En Piña se puede disfrutar de la iglesia de San Miguel, comenzada a construir en el siglo XIV sobre los restos de una anterior iglesia románica, si bien no se finaliza hasta el siglo XVII. Consta de tres naves cubiertas con bóveda de crucería. La cabecera está formada por un presbiterio y dos capillas, estas últimas separadas del resto del templo por rejas de forja. Se conservan en la iglesia diferentes retablos. El de la capilla de Santiago es del siglo XVII y tiene pinturas con escenas de la Adoración de los Reyes Magos o de la Coronación de la Virgen, atribuidas a Vicente Carducho. El retablo mayor es de finales del siglo XVII, de estilo barroco, con gran uso del dorado y columnas salomónicas decoradas con racimos de uvas. Destacan las imágenes de San Pedro o de la Virgen de la Piedad.

En el museo parroquial de este templo se exponen algunas piezas que ya no están al culto, sobre todo obras de orfebrería de los siglos XVI y XVII, entre las que destacan algunos cálices, la custodia procesional, crismones, etc.

El Canal sigue su curso y en su camino pasa entre las localidades de Amusco y San Cebrián, distantes ambas a 3 Km. del Canal. En Amusco destaca, por su gran tamaño, la iglesia de San Pedro, conocida como “El Pajarón de Campos”, edificada entre los siglos XVI y XVII sobre un anterior templo románico del que se conserva la portada, del siglo XII, compuesta por cinco arquivoltas, decoradas con los símbolos del Zodiaco.

También encontramos en esta localidad la ermita de Nuestra Señora de las Fuentes, de estilo románico, que consta de tres naves. El ábside central tiene cubierta de bóveda de cañón apuntado. Portada compuesta por seis arquivoltas lisas sobre capiteles de talla vegetal. De su interior destaca el púlpito de yesería. Amusco fue uno de los centros judíos más importantes de Palencia, conservándose aún la sinagoga, construida en el siglo XIV, subterránea, de una sola nave con muros de piedra que sostienen una bóveda de crucería.

De San Cebrián destaca la iglesia parroquial de San Cornelio y Cipriano, edificio de una gran monumentalidad, cuya construcción se inicia ya en el siglo XIII. Interior de una sola nave ornamentada con retablos, pinturas, etc. de diferentes épocas. De entre esos numerosos retablos destaca sobre todo el retablo mayor, atribuido a Juan de Valmaseda, de mediados del siglo XVI, renacentista, de rica imaginería que muestra escenas bíblicas y numerosas imágenes de Santos.

Tercera Etapa

El final del Ramal Norte

Pocos kilómetros faltan desde aquí para llegar al final del Ramal Norte, marcado por las esclusas 22, 23 y 24, tras las cuales se vierten sus aguas al Carrión. Se encuentra aquí el monolito que conmemora el enlace entre el Canal de Campos y el mencionado Ramal Norte el día 10 de agosto de 1791. Además de las esclusas, son aún visibles los restos de los molinos harineros y un batán de paños.


Este punto, el final del Ramal Norte, que es el que pasa por Frómista, creo que es el más idóneo para dar por finalizada esta ruta, pues siendo aún Canal de Castilla, a partir de este punto entramos ya en otro de sus ramales que nos llevaría demasiado lejos.

En esta ruta, hasta ahora, hemos combinado el arte con la obra de ingeniería, pero aquí hay un predominio absoluto de la ingeniería que hubo de encontrar soluciones para que el Canal pudiera seguir su curso hacia el sur. No obstante, se puede resaltar el interés que ofrece la iglesia de San Martín de Ribas de Campos, del siglo XIII con reformas posteriores y torre a los pies del siglo XVIII; y el monasterio de Santa Cruz, cuya iglesia del siglo XIII consta de tres naves, crucero y capilla mayor formada por un ábside poligonal y de gran interés es la sala capitular, de estilo románico y capiteles decorados a base de motivos vegetales y de animales fantásticos destacando un capitel que muestra una escena con caballeros enfrentados en combate, de los cuales uno lleva una lanza y el otro una espada.

Subir

Ruta del Camino de Santiago

Primera Etapa

Desde el Puente de Fitero hasta Frómista

El Camino de Santiago atraviesa por completo la provincia de Palencia de Este a Oeste y son varios los puntos de interés que en este trayecto encontramos.

El río Pisuerga separa las provincias de Palencia y Burgos y es por el puente, denominado Puente Fitero, que une sus orillas como se accede a nuestra provincia.

La primera localidad que encontramos es la de Itero del Castillo, en la que el turista y peregrino puede encontrar la iglesia de San Pedro, de los siglos XVI y XVII, aunque de portada gótica y, frente al Ayuntamiento, el rollo de justicia.

Tras algunos kilómetros de caminar o de dar pedaladas, si se viene haciendo el Camino, se llega a la localidad de Boadilla del Camino, donde encontramos enclavado en medio de su plaza un magnífico Rollo de piedra del siglo XV.

Este tipo de monumento lo erigían las localidades que habían podido adquirir la libertad con respecto al Señor que las dominaba, bien porque habían podido comprarla o bien porque habían ayudado a su Señor en algún trance de gran dificultad y en agradecimiento luego les daban la ansiada libertad (que les relevaba, en la mayoría de las ocasiones, del pago de pesados tributos). Cuando esto sucedía, las localidades que alcanzaban esa libertad lo demostraban erigiendo esos rollos.

Es innegable que el de Boadilla del Camino es uno de los más bellos que existen, levantado sobre un podio formado por cinco escalones, con fuste estilizado decorado con motivos vegetales y conchas de peregrino, y coronado por una pieza decorada con relieves que muestran elementos vegetales y de animales fantásticos. En la misma plaza, junto al Rollo, se encuentra la iglesia parroquial, en la que destaca la pila bautismal, de principios del siglo XIII, decorada con motivos geométricos y vegetales.

A la salida de Boadilla se puede tomar la orilla del Canal de Castilla para acercarse hasta Frómista, punto importante del Camino de Santiago en Palencia y cuyos principales atractivos se han destacado en otra ruta de esta página web.

Segunda Etapa

De Población a Villalcázar de Sirga

Siguiendo la Ruta Jacobea, a 4 Km. está la localidad de Población de Campos, a cuya entrada, junto al cementerio, está la ermita de San Miguel, románica tardía, aunque quizá ofrezca un mayor atractivo la ermita del Socorro, en el núcleo urbano, a la que se accede descendiendo por una escalinata, ya que está por debajo del nivel del pueblo, y que se puede datar en el siglo XIII, cubierta ya con bóveda de crucería y con capiteles de interés, así como lo tiene una tumba que en la ermita se conserva, fechada también en el siglo XIII.

Tras Población, la siguiente localidad que atraviesa el Camino es Revenga de Campos, cuna del General Amor, héroe de la Guerra de la Independencia, en recuerdo del cual hay un monolito frente a la iglesia de San Lorenzo, templo donde se conservan algunas piezas de orfebrería de interés. Se llega después a Villarmentero, pequeña localidad cuya parroquia está dedicada a San Martín de Tours y que conserva un interesante artesonado, además del retablo dedicado al titular de la parroquia.

Gran atractivo ofrece al turista y peregrino la localidad de Villalcázar de Sirga, donde está enclavada la iglesia de Santa María la Blanca y en cuyo interior se guarda esa Virgen a la que Alfonso X dedicó algunas de sus Cantigas. Dato interesante es que el tamaño de la iglesia conservada actualmente es un 25% inferior al que tuvo hasta el siglo XVIII, ya que se vio afectada por el terremoto de Lisboa, derruyéndose una parte importante. Dice la tradición que la fachada de los pies, totalmente desaparecida, tenía un pórtico muy semejante al de la Gloria de Santiago de Compostela.

Tercera Etapa

Santa María la Blanca (I)

Del exterior destaca el friso de la portada principal, formado por dos escenas. En la superior se muestra al Pantocrátor rodeado por los símbolos de los Evangelistas y flanqueados por los Apóstoles, aunque no están todos, ya que se perdieron dos de sus esculturas. El friso inferior muestra las escenas de la Anunciación y de la Adoración de los Reyes Magos. Las arquivoltas de la portada están decoradas con una serie de figuras humanas.

El interior del templo destaca tanto por su monumentalidad arquitectónica como por la riqueza de los elementos ornamentales. La iglesia tiene planta de cruz latina, con tres naves longitudinales separadas por pilares y cubiertas con bóveda de crucería. La sencillez de estas cubiertas (sólo los nervios principales) nos indican que el templo está construido en los inicios del gótico (siglo XIII). Los pilares aún están rodeados por un escaso número de columnas, lo que posibilita que los capiteles aún sean de tamaño grande y que se puedan decorar con todo tipo de escenas, por lo que nos encontramos con algunos decorados con elementos vegetales, otros con animales y otros con personajes humanos, entre los que podríamos destacar los situados a ambos lados del retablo mayor, que nos muestran la dualidad del mensaje cristiano.

El de la derecha tiene a unos personajes orando y el de la izquierda nos muestra a unos personajes dentro de un caldero puesto al fuego y flanqueado por rostros o máscaras que permiten pensar en seres diabólicos, lo que se puede interpretar como almas condenadas al infierno y que, por tanto, en contraposición, la otra escena de personajes orantes sea una imagen del Paraíso. Dato interesante del conjunto de capiteles es que muchos de ellos conservan aún policromía.

El espacio anterior al altar mayor, justo desde donde observamos el retablo mayor, conserva un púlpito decorado con labor de yesería y en los pilares 4 figuras que seguramente formaban parte de ese pórtico situado a los pies del templo y que se perdió por el terremoto de Lisboa: un ángel y la Virgen (la Anunciación) y las otras dos figuras representan a San Pedro y a San Pablo.

 

Cuarta Etapa

Santa María la Blanca (II)

El aludido retablo mayor está fechado a principios del siglo XVI y es de estilo hispano-flamenco. Tal y como hoy en día se conserva, estamos ante una fusión de dos retablos, el de la propia iglesia y el de la capilla del alcázar desaparecido que da nombre a la localidad. Es así como se explica que junto a unas escenas que muestran la vida de Jesús haya otras en la parte superior que parecen estar relacionadas con la imposición de la casulla a San Ildefonso. Figuras de los Apóstoles y de Santos bordeando las escenas mencionadas anteriormente completan el retablo junto a un banco o predela de estilo renacentista.

En un lateral encontramos otro retablo dedicado a Santiago, donde se nos narra toda su vida y milagros. Se le ve predicando, siendo prendido, martirizado y trasladado su cuerpo a Galicia con todos los sucesos relacionados con la reina Lupa. Junto a este retablo se ve un arco ojival cegado que, en el pasado, sería el lugar de acceso a las estancias de los monjes templarios.

Atractivos más que suficientes para captar la atención del visitante, pero que aún se incrementan con los sepulcros policromados del infante D. Felipe (hermano de Alfonso X el Sabio) y de su esposa Dña. Leonor Ruiz de Castro, del linaje de los Pimentel (de ahí que en los escudos que forman la cenefa del sepulcro está incluido el escudo de esa familia: fondo rojo con 5 pimientos verdes). Separados del suelo por figuras de leones, en la tapa está la figura yacente del difunto (la de Don Felipe, en su mano izquierda, tiene esculpido un halcón, pues como personaje de la alta nobleza, practicaba el noble arte de la cetrería) y en la cesta del sepulcro están esculpidas escenas de la muerte y entierro de ambos personajes. Gran cantidad de monjes y de plañideras aparecen entre esas figuras (las plañideras eran unas lloronas profesionales a las que se pagaba para que diesen grandes muestras de dolor en los entierros).

De la forma en la que están colocados, las escenas que vemos en el sepulcro de Dña. Leonor son las relacionadas con su muerte y las del sepulcro del Infante D. Felipe son las relacionadas con el cortejo fúnebre, destacando, a los pies del sepulcro, la figura del caballo del Infante, totalmente enjaezado, pero con el escudo de batalla hacia abajo en señal de duelo por el fallecimiento de su amo.

En el recinto junto a los sepulcros, se conservan varias imágenes de vírgenes, entre ellas la de la Virgen de las Cantigas y Nuestra Señora de la O.

En temporada alta, no suele haber dificultades para encontrar abierta esta iglesia. No obstante, si dentro de su horario no la encontráis abierta, hay una tienda de recuerdos junto a la iglesia donde os pueden informar de cómo poder visitarla.

Tras la visita a Villalcázar de Sirga, os podéis acercar a Carrión de los Condes, donde podeis disfrutar de mucho arte románico (iglesias de Santa María y de Santiago, portada de San Zoilo), junto con otros muchos monumentos de diferentes épocas. No obstante, prefiero sólo citarlo y si tenéis interés en ir hasta allí, os podrán dar una mayor información que satisfaga vuestra curiosidad.

Subir

Ruta de las Catedrales

Primera Etapa

De Frómista a Támara de campos

Es posible que la denominación de esta ruta pueda sorprender un tanto a quien se acerque a este epígrafe, pues todos sabemos que sólo puede haber una catedral allí donde hay una sede episcopal y en Palencia únicamente tenemos la Catedral de la ciudad a la que gráficamente se la conoce como "La Bella Desconocida".

Sin embargo, hay una serie de iglesias en algunos pueblos de la provincia de Palencia, algunas de ellas en los alrededores de Frómista, que por su grandiosidad han merecido esa denominación. Grandiosidad en cuanto a su tamaño y en cuanto a la riqueza que se encierra entre sus muros.

Desde Frómista, por una carretera local llegamos a la localidad de Támara de Campos. En sus proximidades se produjo allá por el año 1037 la Batalla de Tamarón, que fue clave para la primera unión de los entonces separados reinos de Castilla y León, con la victoria de Fernando I de Castilla y la muerte de Bermudo III de León.

En esta pequeña localidad nos encontramos aún restos de la muralla, pues se conserva la Puerta del Caño y algunos restos del foso que lo rodeaba. No obstante, lo que llama poderosamente la atención es la monumental iglesia de San Hipólito, magnífico ejemplar de estilo gótico con una torre de estilo herreriano que sorprende tanto al que ya conoce el edificio como al que se topa con él por primera vez.

Aunque pueda extrañar el que esta iglesia esté situada en un pueblo de tan reducidas dimensiones se puede hacer más comprensible si tenemos en cuenta que en el pasado gozó de los favores de la realeza. La iglesia fue fundada por Alfonso XI, que nació el día de San Hipólito y también gozó de la protección de algunos otros monarcas como los Reyes Católicos o Carlos I.

Como decíamos, del exterior destaca la torre, de estilo herreriano y de cuatro cuerpos. No es la original, pues la actual sustituye a otra que se derrumbó en 1568. En la torre está esculpido el escudo de los Reyes Católicos sostenido por guerreros.

Segunda Etapa

Iglesia San Hipólito

Accedemos a la iglesia por una puerta al lado de la torre y lo primero con lo que nos topamos es con el coro, magnífica construcción del siglo XVI con unos muy interesantes relieves y con la plataforma sobre la que se sitúa el órgano ibérico. Normalmente este instrumento se colocaba en el coro, pero no es el caso de la iglesia de Támara, pues en ella ya veis que se sitúa en esa plataforma sustentada por una columna de madera recubierta de yeso y policromada con una pintura que imita al mármol, de tal forma que vista de lejos por quien no conoce su verdadera composición piensa que esa columna que soporta la plataforma es realmente de mármol. Sustenta dicha columna una plataforma recubierta de yeso bellamente policromado. Referente al órgano, decir que está restaurado y en perfecto estado para su uso y no en vano a lo largo del año se hacen algunos conciertos que congregan a buen número de aficionados a la música de órgano ibérico y conocedores de las excelencias que reúne el conservado en Támara.

Si en el exterior sorprende la monumentalidad de la iglesia, en el interior abruma su amplitud y su verticalidad. Iglesia compuesta por tres naves cubiertas todas ellas con bóveda de crucería. Las naves culminan en ábsides ojivales. Los retablos conservados son en su mayoría de estilo barroco, con gran profusión de dorado y de columnas salomónicas cargadas de racimos de uvas. En el retablo mayor está la figura de San Hipólito a caballo, aunque la vida de este Santo está representada en un ábside lateral. Por cierto, estamos en una iglesia en la que las naves están separadas de la cabecera por una rejería decorada con varias cenefas con animales fantásticos, fechada en torno al año 1520. La iglesia conserva aún el púlpito, con relieves en yeso policromado y sustentado por una figura humana que lo sujeta con los hombros... al igual que Atlas sujetaba la esfera terrestre según la mitología clásica, ese personaje soporta el lugar desde el que el sacerdote lanzaba los sermones a sus fieles. Además del púlpito, se conserva el tornavoz, también policromado.

Otra sorpresa que guarda esta iglesia es su pila bautismal, colocada en una capilla detrás del coro, justo al lado opuesto por el que se entra en la iglesia. Es una pila bautismal del siglo XV con unos bellos altorrelieves, aunque por su situación es complicado identificar las escenas en ella representadas, si bien no es difícil suponer que, dado el elemento en que están realizadas, esas escenas tengan relación con pasajes de la vida de Cristo.

Como información adicional os diré que si la iglesia está cerrada cuando vayáis a visitarla, preguntad a alguien que encontréis por Conchi, que os abrirá la iglesia gustosamente y si no, en la puerta de acceso al templo están los teléfonos donde podéis localizar a esta persona. De todas las formas, en verano, llegando dentro del horario de visita, no tendréis problema.

Tercera Etapa

De Támara a Astudillo

También se puede ver, la iglesia-castillo de los Caballeros Hospitalarios de la Orden de S. Juan de Jerusalén, del siglo XII y la iglesia de San Miguel, del siglo XIII, antiguo monasterio benedictino.

Támara, a través de una carretera local de 4 Km., está unida con la localidad de Santoyo, donde se encuentra otra iglesia de singular belleza, difícil de describir por la amalgama de estilos que en ella encontramos.

El cuerpo de la iglesia es principalmente de estilo románico y su cabecera es una muestra de gran belleza de estilo gótico. Su portada es de estilo renacentista. El cuerpo románico es de menor altura y bastante oscuro. En sus muros aún se conserva alguna ventana culminada con arco de medio punto y flanqueada por columnas coronadas con capiteles vegetales y figurados. Está compuesto por tres naves separadas por pilares.

Cuando se llega a la cabecera, la estructura cambia por completo. Lo que en el cuerpo eran tres naves, en la cabecera es un ensanchamiento que engloba esas naves; lo que en el cuerpo es horizontalidad y oscuridad, en la cabecera se transforma en verticalidad y luminosidad. Dos gruesos pilares rodeados por finas columnas adosadas a ellos dan paso a esa cabecera, cubierta con bóveda de crucería estrellada de once lados, obra de Martín de Solórzano, que continúa la tradición de Simón de Colonia en la Capilla del Condestable de la Catedral de Burgos. Por cierto, hay un ángulo de la iglesia en que por un efecto óptico, el pilar parece unirse a los nervios que soportan la estructura de la cabecera y parece formarse una palmera cuyo tronco es el pilar y las ramas dichos nervios.

En la cabecera se conserva un retablo renacentista de Bella factura en el que se representan, entre otras escenas, pasajes de la vida de San Juan Bautista, a quien está dedicado el templo. Por cierto, fijaos que se compone tanto de esculturas como de pinturas, pero que mientras aquéllas se pueden observar con toda nitidez, las pinturas tienen ante ellas unas muy molestas columnas que impiden su cómoda visión. Parece ser que hubo problemas entre los escultores y los pintores a la hora de ensamblar y colocar los diferentes elementos que componían el retablo y, por ello, los escultores decidieron poner esas columnas ante las pinturas. A veces, así se escribe la Historia.

También en la iglesia de Santoyo se conserva un magnífico ejemplar de órgano ibérico que, al igual que los ya aludidos de Támara y Frómista, también está en perfecto estado para su utilización y también con él se celebran conciertos. Y bajo el coro, no dejéis de observar las pinturas con las que está decorado el artesonado.

Como en Támara, en verano no hay problema para encontrar abierta la iglesia en su horario, pero la llave, por si acaso, la tiene el sacerdote de la localidad, que vive junto a la iglesia, o alguna otra persona del pueblo que no será difícil de localizar, ya que también se trata de un pueblo pequeño.

A 5 Km. de Santoyo está la localidad de Astudillo, donde podéis visitar el convento de Sta. Clara y las iglesias de Santa Eugenia, Santa María y San Pedro. Sólo os cito algunos de los monumentos que en ella se encuentran, pues en la localidad os podrán dar una mayor información que la que aquí se pueda reseñar.

Subir

Rutas a Caballo y Clases de Equitación

 

http://www.castillaverde.es

Subir

Rutas por el Canal de Castilla

 

http://www.canaldecastilla.org

Subir

Viaje a Tui

http://www.concellotui.org

Subir

Rutas en Bicicleta

Rutas que se entregan en papel para todos aquellos que elijan el servicio de alquiler de bicicletas en el punto de información de la Casa del Esclusero.

Hay 13 rutas disponibles:

1º 2 Provincias. 42 km

Casa del Esclusero - Castrojeriz - Casa del Esclusero

2º Alto del Magú. 33 km

Casa del Esclusero - Támara - Alto del Magú - Astudillo - Casa del Esclusero

3º Boadilla Senderismo. 12 km

Casa del Esclusero - Boadilla del Camino - Casa del Esclusero

4º Camino Jacobeo Antiguo. 15,5 km

Oficina del CIT - Población - Villovieco - Revenga - Frómista

5º Canal de Castilla. 15 km

Casa del Esclusero - Piña de Campos - Casa del Esclusero

6º Cerrato Palentino. 99 km

Casa del Esclusero - Támara - Valdespina - Torquemada - Baltanás - Astudillo - Casa del Esclusero

7º Fuente de Pozomingo. 11 km 

Oficina del CIT - Población - Fuente de Pozomingo - Iglesia de San Pedro - Oficina del CIT

8º Las Charcas. 13 km

Casa de Esclusero - Charca de Valdemorco - Colegio Don Orione - Casa del Esclusero

9º Mirador de Lomas. 49 km

Casa del Esclusero - Villalcázar de Sirga - Lomas - Villoldo - Amusco - Piña - Casa del Esclusero

10º Mirador de Palencia. 80 km

Casa del Esclusero - Piña - Amusco - Monzón - Fuentes de Valdepero - Palencia - Casa del Esclusero

11º Población Ida y Vuelta. 10 km

Casa de Esclusero - Población de Campos -  Casa del Esclusero

12º Tierra de Campos. 102.5 km

Casa del Esclusero - Laguna de la Nava - Fuientes de Nava - Paredes de Nava - Villoldo - Villalcázar de Sirga - Revenga - Casa del Esclusero

13º Villa Romana. 80 km

Casa del Esclusero -  Carrión de los Condes - Villa Romana de La Tejada - Casa del Esclusero

Subir

Turismo Activo: Piragüismo

El Canal de Castilla ofrece la posibilidad de realizar piragüismo en el tramo entre Frómista y Boadilla del Camino. Si esta interesado en conocer precios y horarios pongase en contacto con nosotros a través del mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o del telefono: 672146994

Subir

Visitas desde el móvil-QR-Tourist

Visitas desde el móvil – QR-Tourist
Qué es
QR – Tourist es un Sistema de visitas turísticas guiadas para dispositivos móviles
Qué no es
No es una App: no se descarga, ni se instala, ni se actualiza, ni ocupa espacio en nuestro dispositivo; es un Sistema de navegación directa
¿Qué necesita el visitante?
Un Smartphone o tableta con cámara
Una aplicación gratuita para leer códigos QR (p.e. QR Droid para Android,
Qrafter para Apple o Cortana para Windows Phone)
Conexión a Internet a través de datos móviles o wifi
Si no dispone de conexión, puede almacenar los códigos en su dispositivo y
acceder a la información más tarde.
¿Cómo usar el Sistema?
Lea el código QR con la aplicación (es como hacer una foto) y pulse sobre el enlace que aparece en pantalla.
Características
Dos niveles de información
Geolocalización
Audioguía
Historia
Oferta gastronómica y hotelera
QR-Tourist en la prensa
Presentación en la Diputación de Palencia de la implantación del Sistema QR-Tourist en Frómista Canal 8 - https://youtu.be/DCp_YmBWsug
El Norte de Castilla - http://turismo.rolna.es/wpcontent/
uploads/2016/02/NC-digial-pres-Frómista.pdf

Cadena SER - http://turismo.rolna.es/wpcontent/
uploads/2016/02/TURISMO-FROMISTA-HOY-POR-HOY-CADENASER.
mp3
Onda cero - http://turismo.rolna.es/wp-content/uploads/2016/02/Ondacero-
corte-290116.mp3
Más información en http://rolnatur.es/

Subir

Visitas guiadas al conjunto monumental

Visita junto a nuestros guias, los maravillosos monumentos de nuestra villa. San Martín, San Pedro o Santa Maria del Castillo te dejarán sorprendido. COnsulta precios y horarios en el telefono 672146994.

Te esperamos!

Subir